Bem Vindos O que os homens chamam de amizade nada mais é do que uma aliança, uma conciliação de interesses recíprocos, uma troca de favores. Na realidade, é um sistema comercial, no qual o amor de si mesmo espera recolher alguma vantagem. La Ro

08
Dez 07
  Como acostumbraba todos los días, esa tarde llevé de paseo a mis engreídas mascotas, dos hermosas rottweillers: Khyra, de casi dos años y Zoe, de siete meses aproximadamente. Ambas perras infundían mucho respeto y me hacían sentir muy bien protegida. Tenía además la plena seguridad que estando con ellas, ningún transeúnte se atrevería ni siquiera a mirarme y en absoluto exagero, porque entre las dos pesaban más o menos cien kilos: podría asegurar que duplicaban mi peso.
                    
                    Estos paseos servían de entrenamiento para la cachorra, teniendo en cuenta que de igual forma entrené a la madre y estaba convertida en una perra muy bien educada. Sin embargo, considerando la mala fama que tiene esta raza de perros, la vereda siempre quedaba a mi entera disposición, porque la gente al percatarse de mi llegada con semejantes mascotas, de inmediato optaba por cruzar a la vereda de enfrente.
                    
                    Nuestra rutina se desarrollaba con la más absoluta normalidad. Caminaba lentamente llevando a cada perra con su respectiva cadena y con la finalidad de evitar que tengan impulso para correr, acortaba las cadenas que enroscaba en mis muñecas. En realidad, ya no sabía si las paseaba yo o ellas a mí.
                    
                    Alto... cruza... corre... camina... salta..., eran las órdenes que impartía a la disciplinada cachorra y que fielmente cumplía, lo que me daba una gran satisfacción. De pronto sus orejas se pararon, así como todo el pelo de su cuerpo y el causante de ello, era un pequeño perro que paseaba muy campante a media cuadra de distancia.
                    
                    Furiosas ambas perras emprendieron la veloz carrera para alcanzarlo de inmediato, mientras que su atónito dueño observaba cómo se le acercaban, pero conmigo también, pues estaba siendo arrastrada en contra de mi voluntad, por mis entrenadas mascotas. Es más, en mi caso me encontraba aterrada, porque sabía a ciencia cierta que mis perras estaban desbocadas y hacían caso omiso a mis órdenes, de detenerse en el acto.
                    
                    Y mientras mis perras me paseaban a su manera, tuve la oportuna idea de arrojarme en un jardín ubicado a escasos metros del perrito y evité así el fatal desenlace, regresando a casa con raspaduras, moretones y agradeciendo a Dios, por no haber encontrado en mi camino un árbol o un poste de alumbrado público, porque de la forma más horrenda, hubiese sido descuartizada por mis fieles y entrenadas mascotas.

                    Hoy... las paseo en mi automóvil.

                    ©SKORPIONA
publicado por SISTER às 07:56

comentário:
porra espanholada aqui lol
cães para dar a 13 de Março de 2014 às 16:18

Dezembro 2007
Dom
Seg
Ter
Qua
Qui
Sex
Sab

1

2
3
4
5
6
7
8

9





Subscrever por e-mail

A subscrição é anónima e gera, no máximo, um e-mail por dia.

mais sobre mim
pesquisar
 
blogs SAPO