Bem Vindos O que os homens chamam de amizade nada mais é do que uma aliança, uma conciliação de interesses recíprocos, uma troca de favores. Na realidade, é um sistema comercial, no qual o amor de si mesmo espera recolher alguma vantagem. La Ro

28
Dez 09

Más disperso que un velo tejido por la lluvia
en el horizonte, errante como un fado sin cuerdas de guitarra,
confuso, perdido en las rendijas del pasado,
te veo asomada a la boca del viento,
indeciso fulgor de un hada
que crece en tierra de nadie.

Y, sin embargo, hay algo en ti que me recuerda
el lejano lienzo de la infancia, a una nube
que recorrió el azul de norte a sur
y cruzó frente a mi puerta
sin atreverse a entrar.

La noche, sin ti, es caracol de invierno
que afila el blues de la tristeza,
desfiladero cruel de espectros
que roe el hueso,
desbordada grieta de quimeras.

Eres un soplo de abril
que llama en diciembre,
humo repleto de mañana
que me devuelve al ayer
y convierte el hoy
en una ciega legión de fantasmas.

Instalada en la memoria
como un rostro difuso
me persigues,
tallas en mí tantos matices del éter
que las cenizas gritan fuegos de artificio.

Eres luz que madura entre mis sombras,
misterioso enjambre de alas,
presagio que corona de espuma
el duelo con que te visten
las olas de los sueños.


 

publicado por SISTER às 13:38

05
Out 09

Enterrado en las ruinas desnudas del recuerdo
como el fósil de una vieja estatua de cartón
y corazón de plástico, atrapado en el tiempo,
como si solo fuera el alma de un caracol
lleno de soledad y tenebroso silencio,
veo el candil de tu amor rebosante de sol,
impregnado de un aceite tan dulce y sincero
que parece la mirada abierta de un balcón.

Y no sé que decirte, cómo hablarte del hielo
amargo que aún late sin tregua en mi tristeza ,
cómo acercarme a ti sin que mis pasos desiertos
empañen el diáfano cristal de tu inocencia.

No soy más que un espejismo hueco, un árbol sin raíz,
a la deriva, en la última marea de la vida,
la veleta asustada de un destino infeliz
que no sabe hacia dónde o por qué demonios gira.

Sí. Yo vivo en esta soledad de cieno negro
que se arrastra por el tuétano como un gusano
gélido. Soy el ojo vacío de un esqueleto
ciego o un sueño muerto en el fondo de un pantano.
Soy la delirante embriaguez de una ola de fuego
que vertió toda su locura en el calendario
y ahora ya no tiene fuerzas en el cerebro
para seguir la estela infinita de tus pasos.


 

publicado por SISTER às 16:04

03
Out 09


A veces, en los días negros y oxidados,
precipitadamente funestos, deshojados
como árboles al final del otoño, bebo
el agua transparente de tu recuerdo, te miro
como en un espejo viejo, borrosa, casi
ausente, con el luto riguroso de un amor
desordenado y triste, con la melancolía
de una campana un poco ronca, con ojos
de luna ciega que llora para adentro.

Paso entre tus brazos como una sombra,
como un fantasma etéreo que tan sólo
puede abrazar el aire y se sabe diluido
en la distancia. Duermen las rosas
pero siguen despiertas las espinas
y se clavan como dardos en el centro
de la diana. Desbocado, sin sentir
las herraduras de la vida, desnudo
desde el alma hasta los pies, sin tregua,
atravieso el alba y naufrago en el vacío.

Necesito la voz sin cascabeles del amor
para vivir, el silencio cálido de una caricia
honda y despeinada, la sonrisa de un beso
de lacre ardiendo sobre la almohada
cada mañana para sentir que estoy vivo
y que hay parcelas de luz en el tiempo
que son espirales de fresa y caramelo
cuando piloto el velero del sentimiento
y pongo rumbo, sin miedo, hacia tus costas.


 

publicado por SISTER às 15:40

29
Set 09


A veces, en un minuto,
hay años escondidos,
insomnios que duermen hasta el amanecer,
rendijas abiertas de ternura
o legiones ciegas de espejismos
que hechizan la sístole y diástole del tiempo
y llenan la aorta de lunas desbocadas
y la revientan al decir sí.

Entonces el futuro sueña que existe
y una ola misteriosa de mercurio mágico
resume el aire y entona
el fado errante de la felicidad.

Y yo quisiera
detener ese minuto para siempre,
olvidar el leproso malecón de la vida
que prostituye el eco
y salvar a las sirenas que se ahogan
por no saber nadar al revés.

En mi memoria
aún se bañan desnudas las ninfas
y el cofre del tesoro
se nutre de mariposas que un pirata
dejó olvidadas en  la crin del éter.

Y cabalgo aferrado
a tus emociones y sentimientos
como un látigo de luz que estalla.

Y lavo el silencio
en vómito invisible
que sólo entiende
la soledad cuando te llama a gritos
aún sabiendo que tú no estás.

Aquí,
anclado en esta eterna madrugada,
encadenado a la verdad,
atrapado en una tuerca sin vuelta
que cada día aprieta más,
sé que un minuto,
a veces,
encierra años enteros
en una cárcel de hielo transparente
y los condena a cadena perpetua
si tú eres sólo un sueño
que olvidó despertar.

 

publicado por SISTER às 05:41

28
Set 09

Hay hojas que son sueños muertos
y hablan y me cuentan la tristeza
del otoño, escamas de los árboles
que huyen en bandada al sentir
el viento ulular entre las ramas.

La tarde me envuelve en su halo
de melancolía, de llanuras abiertas
y horas minerales, de caramelo
y aceite y luces de holocausto.

La lentitud baja desde el horizonte
como una sombra, gira sus aspas
de molino, la polea espesa del destino,
y cae a tumbos en el interior del alma.

¿Dónde estás, compañera?
¿En qué rincón del mundo has plantado
tus raíces de palmera solidaria?
¿Qué negro invierno me separa
de tu fértil y eterna primavera?

Es todo tan lento, tan ausente...
Es tan demoledor el humo de la soledad...


 

publicado por SISTER às 06:56

27
Set 09

Chisss... Silencio... No hagas ruido.
¿No oyes? Es la caracola del tiempo,
el tic-tac asesino de la vida latiendo
en el centro de tu corazón herido,
es el viento de la muerte que sopla
y te lleva al sur sin remordimientos.

Nadie quiere su frío rostro de cieno
cerca, el laberinto negro de su aliento,
el camisón desnudo de su alma fría
y sin salida galopando por las venas
como si fuera mármol blanco, hielo.

Chisss... Estate quieto. No te muevas
o verá que estás ahí, agazapado, roto,
y te llamará con su suspiro eterno
para que cruces el pasillo triste
de su noche y te aprendas de memoria
el camino sin regreso que es su sombra.

¿No lo vés? Allí está, en el fondo
de la tierra, como un tren caduco
y sin raíles encerrado en un túnel solitario,
como un ala negra sazonada de odio
a punto de levantar el vuelo
y fabricar con saña tu mortaja.

Chiss... No tengas miedo. ¡Es todo
tan oscuro que de nada sirve ahora
abrir de par en par los ojos, sacar
el alma del armario de los siglos
e intentar llegar ileso a la madrugada!


 

publicado por SISTER às 09:46

25
Set 09

Recuerdo un día azul de ternura
cálida y sol sin herraduras,
de risas de guitarra
y alegres carcajadas.

Yo era un pájaro de corazón abierto,
el hilo de un ovillo tejiendo un albornoz
de caricias sobre tu cuerpo,
el aire dulce de un relámpago
vertiendo cascabeles sobre la almohada.

Tú eras un horizonte ardiente
palpitando en mis latidos, el grito
transparente de un domingo fértil
que se sabe al final de la semana.

Tú y yo, los dos juntos, éramos un círculo
espeso de sueños y quimeras anudados en torrente,
un loco terreplén de manos sin fronteras,
un tren descontrolado y pasado de estación.

Después vino la noche, negra
como una pluma de tinta solitaria
y caímos
             sin freno
por el agujero hueco de la distancia.
Subimos a cometas diferentes
y emprendimos
astrales navegaciones sin rumbo
por galaxias inconcretas.
Nos perdimos cada uno
en esa selva sin brújula y sin mapa
que se llama soledad
y es tan densa
como el luto despiadado de un sepulcro.
Pero no había más remedio
que seguir adelante, ondeando
la bandera desahuciada de la tristeza,
fletando caravanas de sal en los ojos
para no volver la vista atrás.


 

publicado por SISTER às 08:46

24
Set 09

Ha venido un viento loco y errante,
un viento de marzo que besa las hojas
secas y amarillas del alma y reverdece
las mieses dislocadas del recuerdo.
Es un aire cálido que ríe muy dentro
y esparce vaivenes infinitos y abre
bahías de espuma en el sentimiento.

Poco a poco va barriendo el rastro
polvoriento de aquellos suaves besos
de seda y mermelada con sabor a mar
y noctámbulos pinceles de coral.

Es un rumor de rojo terciopelo
y cigarra enamorada y caracola
sin cuernos que se desliza por las venas
y va dando tumbos hasta el corazón.

A veces riza las espigas de mis versos
o recorta distancias y agita fronteras
y galopa interminable sobre la piel
como una caricia que despeina miedos
y entierra el secreto de la desnudez.

No oyes... ¿Cómo sopla, ahí muy dentro?
¿Cómo quiebra los latidos de la noche
y se derrama con fuerza en tu respiración?
¿Cómo rompe el candado de la luz
y desata ese loco volcán de pasión y lava
que te incendia por dentro y resume
en la magia fugaz de un instante
toda la bondad azul del universo?


 

publicado por SISTER às 06:46

23
Set 09

Escucha,
¿De dónde vienes?
¿Cuál es tu misterio?
¿En qué lugar desierto se forjaron
los ritmos frenéticos
que yo siento latir en mis huesos?

Las palabras estallan
como truenos profundos
en lo más hondo del corazón,
ruedan perdidas por el espacio
hasta romper la luz
y descender
por las escaleras del tiempo
para llenar de vértigo
el vacío seco y hueco
de esta soledad de piedra
que me late dentro.

Yo no sé nada de la vida,
ni el secreto que ocultan
las burbujas amarillas del sol,
ni los sueños infinitos que contiene
la chispa más pequeña de una estrella.

Yo no sé nada de la muerte,
ni del negro agujero de la nada
por donde se vierte
el acero fundido del abismo
y te muerde la fatalidad de la serpiente.

Yo no sé por qué ni para qué
me trajeron las aguas y los vientos
a chupar este amargo caramelo
al que no consigo quitar el papel.

Escucha,
¿No oyes la pregunta?
¿Adónde vamos?
¿Qué hay más allá del último horizonte?
¿Qué trenes circulan por el universo
y hacen de la muerte la única estación?
¿De qué están hechos los raíles de la eternidad?

Pasa la vida y no regresa,
se vuelven amarillas
las hojas del calendario,
se caen
y vuelan a la deriva
en el impulso mágico del aire,
en la cola estremecida de un cometa,
en las luces desbocadas del otoño,
buscando el destino incierto
que destila el futuro,
ese viejo fantasma
que huye
y, a cada paso, se hace humo.

Escucha,
hoy suena una música
de ventanas rotas,
de balcones sin barandilla,
de horizontes ciegos,
y, también, de soledad sin fondo.
Se filtra por los huecos del alma
como si fuera humedad de musgo
adentrándose en la piedra.
Sube en espiral, remonta el vuelo
y se hace nube:
es la canoa blanca del infinito
donde navegan todas mis penas.

Escucha,
hoy tengo hambre de ternura,
de bancos encendidos en el parque
y manos que estallan sobre la piel,
de pechos firmes y redondos
galopando en círculo
la latitud exacta de mis dedos;
hoy tengo sed de trepar
por las colinas blancas
de unos muslos que saben
a delirio y caverna,
de hundirme
en la palpitante raíz de sus corales.

El mar lleno de sueños azules
apoya su larga frente en la arena,
derrumba sus viejos castillos de sal
en la espuma de las olas,
es una olla que hierve como el aceite
y evapora todas las distancias.

El aire sabe
a lágrimas heridas de campanas viejas,
a cristal salpicado de tinieblas,
a húmedo rocío de silencios,
y, también, a cóctel de marfiles negros.

Escucha,
¿Dónde está el centro de la nada?
¿En qué escollo naufragará mi vida?
¿En qué cenizas morirá mi fuego?
¿A qué distancia está el cielo?
¿Por qué las mariposas
no vuelan en invierno?

Manantial de preguntas que se desboca
y que siempre se quedan sin respuesta.


 

publicado por SISTER às 07:31

22
Set 09

Yo sé que estás ahí,
atrapada en el vértigo que desnuda al miedo,
corazón de fuego que no se aviene a vivir sin jaula,
amazona de honduras que no existen.
Estás ahí.
Entre dunas que humean soledad
y recuerdos que congelan las venas,
escuchando trompetas de silencio,
como si el tiempo fuera un reloj parado
y el mundo aún permaneciera quieto
sobre el eje invisible de un andamio.
Estás ahí,
anclada en una taquicardia lenta
de ánfora cineraria,
derrochando féretros de angustia
y sepulcros de tristeza,
viendo discurrir la vida
desde el ojo tuerto
de un ciprés enfermo.

Estás tan dentro del crepúsculo
que todo te parece noche
y las sombras te miran
con la herrumbre ciega
de una vieja calavera.
Es tanta la feria de amargura
que te roe por dentro los huesos
que ya no quedan sótanos vacíos,
en el interior del tuétano,
para esconder las penas
y ahogar la voz de los espectros.

Pero no pienses que siempre será así,
con hielos que atraviesan la tarde
y pájaros sin alas que no cantan.
Algún día saldrá el sol para ti
con su risa bordada de amarillo infinito
y el verso azul de un horizonte nuevo
prendido en el ojal de la solapa.

 

publicado por SISTER às 09:51

Abril 2011
Dom
Seg
Ter
Qua
Qui
Sex
Sab

1
2

3
4
5
6
7
8
9

10
11
12
13
14
15
16

17
18
19
20
21
22
23

24
25
26
27
28
29
30


Subscrever por e-mail

A subscrição é anónima e gera, no máximo, um e-mail por dia.

tradutor
Música
mais sobre mim
pesquisar
 
Sister online
Selo

blogs SAPO